Alcachofas, judías y consumo responsable para inaugurar el Mercado de Sant Antoni

El pasado 26 de mayo algunas compañeras de la Asociación (des)vestint aliments celebramos la inauguración del mercado de Sant Antoni. Para la ocasión acudimos al nuevo Espacio de Consumo Responsable del Ayuntamiento de Barcelona para participar en el tastet d’idees pel consum responsable“, junto a Back to EcoZero Waste BCNEspai Ambiental o el Centre de la Platja.

Durante las tres horas que duró la actividad invitamos a los/las viandantes  a  compartir impresiones  sobre el desperdicio  alimentario y la trazabilidad de los alimentos. Para ello,  diseñamos diferentes dinámicas inspiradas en la actividad didáctica food waste ap(pear), adaptada en esta ocasión para trabajar y reflexionar sobre los hábitos de consumo.

[Con adhesivos verdes aquellos alimentos que la gente indicó durante la jornada que aprovecharía, en negro, aquellos que no]

Qué alimentos aprovecharías, cuáles no y por qué; o cuantos kilos de alimentos crees que desperdicia una persona al año; fueron algunas de las preguntas que formulamos a los/las participantes, con los cuales construimos  un mapa de percepciones sobre las causas que nos llevan a tirar un alimento a la basura o  sobre la huella ecológica que hay detrás de aquellos alimentos descartados.  Esta última dinámica orientada a identificar el origen de determinados alimentos nos permitió contrastar los conocimientos que las personas participantes tenían sobre los productos de temporada (alcachofas, judías, fresas…) que teníamos sobre la mesa.

La última actividad que realizamos consistió en un realizar un ejercicio de buenas prácticas. A partir de un plato vació los/las participantes podían dibujar, escribir, buenos hábitos contra el desperdicio de alimentos, sugerencias que fuimos compartiendo en nuestro stories de Instagram  durante toda la jornada. Eso sí ¡el primer plato que compartimos fue una hamburguesa! dibujada por uno de los participantes más pequeños.  El experimento fue simple: Qué alimento dibujarías ante un plato vació. Otra de las pequeñas que se acercó a la parada de (des)vestint aliments nos decía sobre el origen de las alcachofas y judías: “¡vienen de la tierra! ¿De dónde si no?”. A veces aquello que no vemos parece evidente, otras compartir impresiones puede ser el punto de partido para tomar consciencia sobre nuestro consumo.